jueves, 18 de junio de 2009

A mi abuelo Juan Manuel *In memoriam


Abuelo, hoy estoy en la Fuente del Ciervo
de donde mana tu recuerdo.
Rememoro de la mano el tacto
del que brotó el cariño
como libélula en la fuente.
Ahora yo te nombro
cada hora en que sube la marea
porque lloran los peces,
pues tú ya eres el río y yo estoy en tu orilla
escuchando el rumor de tus dulces palabras
prendidas en los juncos de mis dedos.
Juan Manuel, tú te fuiste
sin recordar tu nombre tan humano
aquella tarde triste con los ojos perdidos
en el tiempo de una siesta sin sombra,
inclemente en su amarga canícula
de oraciones antiguas como cuentos
al amor de la lumbre que calentó mi infancia.
Escucha abuelo, no demores tu vuelta:
Hay que echarle el alpiste a los canarios
(te lo pide tu nieto).

3 comentarios:

Capitán Clostridium dijo...

Hoy usted y Olwen me han recordado a una persona muy especial en mi vida. ¿Sabe? Aún tengo una abuela, cuando estoy con ella aferro su mano para intentar detener el tiempo.

Alejandra Díaz dijo...

Miguel: emoción.

Mi abuelo fue un aventurero. De él heredé el alma inquieta. Me enseñó a atrapar estrellas fugaces en las noches en que el desierto mexicano te dejaba tocarlas con la mano. También marchó, dejando a los canarios sin alpiste...

Muchas gracias por dejarme el enlace y sentirme más cerquita de tus recuerdos... Y avivar los míos.

Buena semana, Miguel.

Magyar Fotóarchivum dijo...

Feel thanks Miguel!!<3 <3 <3 <3