viernes, 31 de julio de 2009

La escritura (Génesis)


¿Qué misterio me aguarda en esta página?
Palabras perseguidas de pulso tembloroso
avanzan en silencio sobre el espejo blanco
de esta amante secreta.
Se descubre la imagen narcisista del ego,
las arrugas del rostro de la vieja costumbre.
Nada nuevo se alumbra bajo la luz eléctrica.
Sólo sombras chinescas desdibujando ideas,
emborronando esbozos de imposibles poemas.
La soledad se espesa mientras el sueño corre
como nimbos veloces atravesando el cielo.
Qué misterio, qué viento me aleja de mí mismo
hacia lo más cercano…
Paradojas de humo, volutas de recuerdos
corroboran lo inútil de la estética vana.
La desértica arena se acumula en las dunas
de la herida esperanza. El estéril esfuerzo
confinado en las sombras me desvela el misterio:
Se me acaba la página.
El hilo de Ariadna me enreda en su madeja
entretejiendo angustia en la página muerta.

Sentido y sensibilidad

video

Cremant núvols - Joan Manuel Serrat

jueves, 30 de julio de 2009

Elegía


Cuando el mar penetra tierra adentro
con su ejército de peces desahuciados
nadando a contracorriente del tiempo desencauzado,
hay un fragor de aves migratorias,
perdido su rumbo,
sin conciencia de la ubicación del invierno,
anunciando a las rocas sin nidos
la proximidad de la muerte.

Muerte temprana, río arriba.
Mar que se adentra y no espera
la desembocadura natural,
con su aluvión de restos de recuerdos,
antes del sedimento necesario
del corazón.
Río arriba la muerte,
el impaciente mar
con su dulce marea inescrutable.

Amigo del olivar y de la vieja torre,
tu vida no fue tu río
porque el mar vino a buscarte.

miércoles, 29 de julio de 2009

SABIDURÍA


La verdad según el lobo

Yo era un lobo bueno. Pero Caperucita, cada vez que pasaba por el bosque, se burlaba de mí: que si lobucho “carachucho”, que si lobato “caragato”… Hasta que un día –la paciencia tiene un límite- me harté y me la comí. Luego, me vine a vivir a la ciudad donde, desde entonces, voy contando mi verdadera historia por todos los programas “basura” de las televisiones, cobrando una pasta; es decir, vivo del cuento.

lunes, 27 de julio de 2009

Brindis


Alguna gente madura, tal vez la más lúcida, suele pensar con acierto que lo mejor que tiene la juventud es que ya pasó. Fue una época breve y radiante, romántica y vigorosa, pero también llena de luchas, temores, dudas, celos y rivalidad. Alrededor de los 50 años, en cualquier biografía llega un momento en que el caballo de fuego que uno llevaba dentro comienza a perder la ansiedad en el galope y aun sin abandonar la curiosidad ante la vida siente que hay que tomarse las cosas con más calma. A qué viene tanta prisa, se dice a sí mismo una mañana. De pronto uno se da cuenta de que no tiene que correr detrás del autobús ni necesita presentarse ya a ningún examen ni le inquietan las modas ni se ve obligado a cambiar de costumbres y cada día le importa menos lo que piensen de él los demás. No ha dimitido de ninguna idea ni ha cambiado de bando. Le siguen cabreando los mismos políticos, las mismas injusticias, los mismos fanáticos, los mismos idiotas, pero no está dispuesto a que ninguno de ellos le estropee una buena digestión. Si uno es viejo lo peor es comportarse como un joven. Cada edad tiene su baraja con placeres que pueden ser tan intensos como uno quiera, si sabe jugar las cartas. Peor que querer ser joven a toda costa es tener ya ideas de carcamal con apenas 30 años. Gente joven envejecida la vemos y oímos todos los días en las tertulias de la radio y de la televisión. Del primer caso lo salva a uno el sentido del ridículo; en el segundo no hay cura posible porque es cuestión de carencia de minerales. El hecho de que uno con el tiempo alcance cierta serenidad y contemple las cosas con una sabia perspectiva no impide blasfemar si llega el caso. Marco Aurelio debe darle la mano a Epicuro y la resignación no tiene por qué dejar de ser creativa. Lo que ibas a ser de mayor ya lo eres y lo que no ibas a ser ya no lo fuiste. Adiós a la juventud. Se acabaron las luchas, los nervios y las dudas por la identidad. Para una persona madura hoy es el futuro que tanto temía. Ya ves, no ha pasado nada. No ha caído la bomba atómica, has salido bien de una grave enfermedad, al final la crisis económica se ha superado y tus hijos son más altos y más listos. Encima el sol sale todas las mañanas y tú estás vivo. Hay que brindar.



Manuel Vicent - EL PAÍS (12-07-2009)

miércoles, 22 de julio de 2009

Blancanieves se despide de los siete enanitos


Prometo escribiros, pañuelos que se pierden en el horizonte, risas que palidecen, rostros que caen sin peso sobre la hierba húmeda, donde las arañas tejen ahora sus azules telas. En la casa del bosque crujen, de noche, las viejas maderas, el viento agita raídos cortinajes, entra sólo la luna a través de las grietas. Los espejos silenciosos, ahora, qué grotescos, envenenados peines, manzanas, maleficios, qué olor a cerrado, ahora, qué grotescos. Os echaré de menos, nunca os olvidaré. Pañuelos que se pierden en el horizonte. A lo lejos se oyen golpes secos, uno tras otro los árboles se derrumban. Está en venta el jardín de los cerezos.



"Así se fundó Carnaby Street" 1970.- Leopoldo María Panero

lunes, 20 de julio de 2009

La palabra


De qué pulso procede esta palabra
De qué mente o demente
de qué náusea
De qué lengua vernácula dimana
De qué mito
de qué atávico rito
De qué magia prehistórica
Cuáles son sus orígenes
sus genes
Qué tinta la genera
del mineral subsuelo
del fondo submarino
Por qué temblor se engendra
Qué papel inconsciente la acoge en su blancura
ya perdido el verdor del vegetal ancestro

domingo, 19 de julio de 2009

Reflexión


La ventaja de ser Nadie me permite adentrarme en
el territorio de la Nada con el equipaje vacío.




Imagen: Eduardo Úrculo

sábado, 18 de julio de 2009

VIDA


Después de todo, todo ha sido nada,
a pesar de que un día lo fue todo.
Después de nada, o después de todo
supe que todo no era más que nada.

Grito "¡Todo!", y el eco dice "¡Nada!".
Grito "¡Nada!", y el eco dice "¡Todo!".
Ahora sé que la nada lo era todo,
y todo era ceniza de la nada.

No queda nada de lo que fue nada.
(Era ilusión lo que creía todo
y que, en definitiva, era la nada.)

Qué más da que la nada fuera nada
si más nada será, después de todo,
después de tanto todo para nada.


José Hierro

miércoles, 15 de julio de 2009

La noche sin Neruda


Tú esperabas oír las palabras de amor

inéditas e impuras que guarda en su emoción

el silencio de estrellas que alimenta la noche.

Sin embargo mis labios sin órdenes concretas

de estas manos que escriben torpemente

nocturnos imitando a Neruda, se quedaron callados

sin pronunciar ninguna, pegados a los tuyos.

lunes, 13 de julio de 2009

ELECTROCARDIOGRAMA



Esta es la gráfica de un corazón
cansado de latir, a la deriva;
noria del tiempo y de la sangre altiva,
sutil esquema de la sinrazón.

Aquí sobre el papel las pulsaciones
de un hombre a la sazón desesperado:
Escrito está, ya estaba desahuciado,
sin más necesidad de explicaciones.

Y esta simple escritura tan concreta
resulta ser la auténtica palabra,
la arcana clave que buscó el poeta.

No hay más misterio ni razón secreta,
ni estructura, ni luz, ni abracadabra:
Trémulas rayas, triste papeleta.

***

Miguel Cobo Rosa

domingo, 12 de julio de 2009

La muchacha del semáforo

Tienes la misma edad que yo tenía
cuando empezaba a soñar en encontrarte.
No sabía aún, igual que tú
no lo has aprendido aún, que algún día
el amor es esta arma cargada
de soledad y de melancolía
que ahora te está apuntando desde mis ojos.
Tú eres la muchacha que yo estuve buscando
durante tanto tiempo cuando aún no existías.
Y yo soy aquel hombre hacia el cual
querrás un día dirigir tus pasos.
Pero estaré entonces tan lejos de ti
como ahora tú de mí en este semáforo.


Joan Margarit

sábado, 11 de julio de 2009

EXILIO (interior)


No tengo tu refugio, tierra del abandono,
por más que haya pasado tu frontera secreta
con pasaporte en regla.
Y aunque hablo las lenguas de todas tus regiones
no encuentro las palabras que deshacen la pena.
El frío de tus noches que cala hasta los huesos
filtra el tiempo que fluye por los poros de mi alma
asmática y errante en su exilio imposible.

viernes, 10 de julio de 2009

Universos del insomne

Busqué desesperadamente una palabra para decirte algo
y una palabra desesperada me encontró perdido en el silencio.


Esperé toda la noche para escribir un verso
y descubrí qué el único verso posible era la propia noche.


Es fría la noche y, sin embargo, la luna pasea desnuda
la soledad de los desheredados.


Aletea gélida la luz de una lámpara cuando muere un pájaro
electrocutado en el cable de alta tensión.


Hamlet se durmió: Soñar o no soñar, esa es la cuestión.


El vértigo del tiempo nos concedió un remanso de melancolía.


Si miras al cielo eres un náufrago sideral.


El mar es una lágrima infinita.


Este verso existe gracias a tus ojos.

jueves, 9 de julio de 2009

ELECTROENCEFALOGRAMA


Detecta terremotos en tu mente
esta raya infernal, descabellada;
descubre sueños como cuchilladas
en tu cerebro lúcido o demente.

Ese Everest de puntiaguda cima
delata la pulsión del asesino.
La neurona que graba tu destino
hundida en lo más hondo de una sima.

Tal ilegible línea oscilatoria
es página, capítulo o novela
que resume lacónica tu historia.

Todo un mundo sutil se le revela
al pensador constante: la memoria
deviene un garabato en una esquela.

lunes, 6 de julio de 2009

Estación Vivaldi



Todavía conservo el billete del tren
en que viajamos juntos de regreso al origen del destino
sus vagones de noche y amor
las risas de los jóvenes
alegres
y embriagados
tus poemas de Eliot en la niebla
niquelando en la luna
la luz del meridiano

sin anillos aún
sin libro de familia
en tu seno de venus primitiva
sin equipaje cómplice de sedas interiores
de adolescencia y celo

descubriendo las canciones de Bob Dylan
en la armónica de aquel joven que llegaba del Norte
con sueños de fronteras y naranjas
en sus ojos de fuego y libertad

aún percibo el temblor del roce de tus pétalos
el perfume
del aire de tu pelo
que inundaba el vagón
tus crines sin la brida
del recato y la enmienda
el genio y la figura
a juego con el zumo de tu fruta madura
tu suéter de limones incipientes
desvelando el secreto de su néctar

todavía
princesa
conservo aquel billete
de aquel expreso insomne
que nos llevó a las cuatro estaciones de Vivaldi

HAIKUS


Entra en la noche
el mar con su misterio
El faro gira

***

Luz de agualuna
en el alma nocturna
Sueño de espuma

***

Llega una ola
lee palabras de arena
Borra tus huellas

***

La luna espera
que se abra la ventana
Ella desnuda

***

Agua de lluvia
los cristales resuenan
Nadie la escucha

***

La casa sola
el silencio se escapa
por las rendijas

***

Las olas llegan
con su lengua de espuma
lamen tus huellas

***

El faro gira
la luna indiferente
triste naufragio

***


Miguel Cobo Rosa

sábado, 4 de julio de 2009

EL ADIÓS


Entró y se inclinó hasta besarla
porque de ella recibía la fuerza.
(La mujer lo miraba
sin respuesta)

Había un espejo humedecido que
imitaba la vida vagamente. Se apretó la
corbata, el corazón, sorbió un café
desvanecido y turbio,explicó sus
proyectos para hoy,sus sueños para
ayer y sus deseos para nunca jamás
(Ella lo contemplaba
silenciosa)

Habló de nuevo. Recordó la lucha de
tantos días y el amor pasado. La vida es
algo inesperado, dijo. (Más frágiles que
nunca las palabras.)

Al fin calló con el silencio de ella,
se acercó hasta sus labios y lloró
simplemente sobre aquellos labios ya
para siempre sin respuesta.


José Ángel Valente

jueves, 2 de julio de 2009

Letanía obsesiva de una mujer que huye




huir de tus palabras de veneno
huir de tus promesas sin futuro
huir de una tormenta de cristales
huir de tus perfumes de hospitales


huir de tus ausencias en mi espera
huir de tu presencia inesperada
huir de tus alarmas repentinas
huir de tus llamadas lastimeras


huir de las agujas de tus dedos
huir de tus caricias como el hielo
huir de tus miradas de cuchillo
huir de tus horarios de regreso


huir de las sirenas de ambulancia
huir de tus abrazos de silencio
huir de tus inviernos en verano
huir de tus veranos en invierno


huir de tus desvelos en mi insomnio
huir de la saliva de tus besos
huir del frío acero de tus dientes
huir de los espejos de repente


huir de un día de fiesta sin palabras
huir de una semana en siete lunes
huir de unas pisadas tras mis pasos
huir de una amenaza sentenciada


huir de ayer de hoy y de mañana
huir del desayuno y de la cena
huir por las rendijas de la pena
huir atando sábanas de seda


huir de mí cuando te acercas tú
huir de ti cuando ya no soy yo
huir del suave tacto que me aprieta
huir del vaso que llené con llanto


huir sin más sentido que la huida
huir sin fuerza hasta caer rendida
huir con pies de plomo ya vencida
huir por esta calle sin salida




Imagen: Mujer huyendo (Genovés)

¿Cuántas estrellas tiene el cielo?


La última noche que pasamos juntos

lo preguntó:

-¿Cuántas estrellas tiene el cielo?

-Trescientas cincuenta mil.

-¿A que no?

-¿A que sí?



-Cállate. Esta noche

no quiero que preguntes esas cosas.

Esta noche, si quieres preguntar

cuántas estrellas tiene el cielo,

o cualquier otra cosa,

pregunta algo así como ¿me quieres?

¿tienes frío? ¿quién dice que tiene hambre?


Esta noche, pregunta algo que sea

contestado en el mundo sin palabras.

Interroga con toda tu sangre

algo en que toda la vida del mundo

esté preguntando,

algo así como ¿quién llora?

¿hace falta algo?


Y verás como todo hace falta

y sabrás cuántas estrellas tiene el cielo

cuando sepas que el cielo tiene una sola estrella

para cada momento,

porque con una que se pierda

dará un paso de sombra la luz del Universo.



Andrés Eloy Blanco