domingo, 20 de marzo de 2011

Limo




El agua, curso alto, cercano al nacimiento

se sabe montañoso en su erosión;

el limo es lo que queda.

El agua, curso medio, pendientes más suaves,

groseros abandonos, audaz canto rodado,

arenas que se agrandan y te engrosan;

el limo es el sustrato,

el limo es permanencia.

El limo se transporta por el agua, agota al sedimento,

aguarda desde el fondo;

el fondo de los ríos pantanosos,

el fondo de los lagos,

el agua que se duerme más tranquila.




Joaquín Pérez Azaústre



Foto de  Ansel  Adams- Galería en Flickr de Scott Nesheim


                                     ***

13 comentarios:

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

El limo es la memoria de las aguas. Su costra vivida. El río siempre es el tiempo. Desde Heráclito. Fluye, nos crece, nos mima, nos aturde, nos agota, nos desarma, nos abandona. El poema de Joaquín es hermoso al modo en que lo son los poemas que no cuentan sino que ofrecen, tímidamente, un signo, una evidencia del tesoro oculto.
Me alegra tu vuelta al blog.
Unos días de asueto, supongo, my friend.

Isabel Romana dijo...

Un canto muy hermoso a ese sustrato hondo y espeso de los ríos, el que permanece, el que fertiliza. Saludos cordiales.

XuanRata dijo...

Mientras hay río hay limo.

(Me impresiona comprobar como nunca se agota la potencia metafórica del río)

Miguel Cobo dijo...

Emilio, magnífica interpretación. Materia fértil, el limo, sedimento nutriente. Lo saben los poetas riográficos como Joaquín.

***

Isabel, tan fértil como el que sedimenta el Tíber, a su paso por Alba Longa, cuando se acumula en el jardín ribereño de tu lar.

***

Xuan, el río crece, arrastra materiales, limo, lodo, cantos rodados... Impresiona , sí, esa potencia metafórica que da sentido a este proyecto que felizmente me desborda con vuestras afluencias, influencias y confluencias .


Abrazos agradecidos a los tres.

Kaperusita dijo...

El río es el movimiento constante y el Limo su fiel escribano, que te das sus apuntes para que nos lo cuentes, ¡Bonita cadena!
Besossss!!

Miguel Cobo dijo...

Kape, cuando inicié este proyecto como un riachuelo, no esperaba tanto caudal. Ya es un río "mediano" (como diría Jorge Manrique). Gracias por acercarte con frecuencia a su orilla.

Besos.

mjm dijo...

Miguel este poema parece hermanar con tu "Sentina del rïo".
El lodo, la sentina es el pozo que queda en la memoria, en el corazón, en el recuerdo... y que aflora cuando menos te lo esperas provocado quizás por un efecto Coriolis cualquiera o vete tu a saber porqué.
Pásate pronto por la orilla, me acuerdo mucho de tí.
Besos de los de verdad.

Marisa dijo...

El limo es el beso que el río da a la tierra para llenarla de fertilidad. El Nilo colmó de besos a la antigua tierra egipcia, sus historias quedaron grabadas en ese limo como cada uno de nosotros en nuestro cauce personalrecogemos y depositamos el limo de nuestra experiencia.
Limo somos y en limo nos convertiremos.

Fantástico el poema que nos dejas, Miguel. Sobre todo me ha llamado la atención como un elemento tan poco poético (incluso desagradable a la vista o al tacto) se puede convertir en un sujeto y objeto tan lírico.

Dejo mis besos en tu limo.

Miguel Cobo dijo...

María José, nuestros ríos, a su paso por el Instituto, dejaron también sus sedimentos de amistad fértil y duradera. Limo vital, recuerdos vivos. Por lo que se refiere al poema de Joaquín, tiene la connotación gozosa de conocer a su autor, jovencísimo y ya consagrado, magnífico escritor; tanto como excelente persona, con ese "don de la humildad" que lo hace aún más grande.

Me paso por el río ya mismo.Besos para ti y abrazos para mis queridísimos e inolvidables compañeros.


***

Marisa, bien traído el Nilo, paradigma de la fertilidad gracias a sus sedimentos legamosos. El río generoso de Herodoto.
Me ha gustado tu reinterpretación del célebre proverbio del Génesis (dada nuestra composición orgánica predominantemente acuática). Yo me quedaría con una síntesis realista (menos poética): Limo somos y en polvo nos convertiremos.

El poema es realmente fantástico y creo que Joaquín se alegrará por vuestros fértiles comentarios.

Un río de besos y de amistad.

Alberto Granados dijo...

Somos ríos que recorren todos su cursos y arrastran tanto limo, tanto sedimento, tanta biografía, que cabe esperar una desembocadura amable que recoja nuestro sustrato para convertirlo en fértil futuro.

Mis saludos para Azaústre.

AG

Miguel Cobo dijo...

Sí, Alberto; pero nuestros cursos no son ya los de antes (ja,ja,ja...). Ahora las aguas bajan más tranquilas, aunque, como contrapartida, cada vez más cerca del mar (más jajajás sarcásticas). En cuanto al futuro de nuestro sustratos, "apurar cielos pretendo ya que 'sustratáis' así..."

Traslado tus saludos a Joaquín.

Un abrazo.

Irene Bebop dijo...

Sirena de río, porque desde mi ciudad no se ve el mar. Se nota que somos un 70% agua.

Un beso :)

Miguel Cobo dijo...

Irene, como única representante de mis ex-alumnas en el blog, eres imprescindible en mi Riografía: ¡Quiero escuchar tus cantos de sirena fluvial!

Otro beso