martes, 14 de diciembre de 2010

Engaño es grande contemplar de suerte



Soneto XIII


Engaño es grande contemplar de suerte
toda la muerte como no venida,
pues lo que ya pasó de nuestra vida,
es no pequeña parte de la muerte.

Con excepción se dio, puesto que es fuerte,
de morir el vivir, mas ya vencida
no deja que temer, si prevenida
mientras vivimos, en morir se advierte.

Al que le aconteció nacer, le resta
morir; el intervalo, aunque pequeño,
hace la diferencia manifiesta.

La muerte, al fin de cuanto vive dueño,
está de dos imágenes compuesta:
el tiempo, antes de nacer, y el sueño.

Félix Lope de Vega y Carpio

(25 de noviembre de 1562 - 27 de agosto de 1635)



Reflexión ad futurum

Cuando por fin habían logrado el elixir de la eterna juventud y, por tanto, de la inmortalidad irreversible, lucharon tan denodada como inútilmente por inventar la pócima de la muerte.


6 comentarios:

Marisa dijo...

Espléndida selección de Lope de Vega, este soneto encierra grandes verdades. El último terceto me parece magnífico: la muerte se compone de dos imágenes, el tiempo antes de nacer y el sueño. Yo añadiría una tercera imagen: la vida misma ya que desde el mismo momento en que nacemos, ya estamos muriendo. En fin, la fugacidad de la vida y el paso inexorable del tiempo, temas tan característicos del Barroco.

Por cierto, la imagen que has seleccionado, observo que es de la película reciente de Lope de Vega. En relación con ello, te diré que la vi este verano y me pareció que dejaba mucho que desear. El personaje de Lope está desdibujado y desfigurado, amén de la biografía que reflejan, totalmente incompleta ya que obvian a Marta de Nevares, mujer que tanto influjo tuvo en la vida de este gran escritor como en su obra poética. En fin, subjetividad de mis opiniones, claro.

Gracias por recordar al Fénix.
Besos.

Alberto Granados dijo...

Yo también buscaría salir de la inmortalidad (leí a Borges).

mjm dijo...

Miguel, por fin atravieso el telón, y como me es casi imposible hacerlo ya en directo (también por fín) he aprendido a escribirlo.
Este soneto me viene de perlas(como café compartido a las 11,30), enlaza con una actividad que Merche y yo nos traemos entre manos para la cataciencia 2011. Va del simbolismo que hay en el tablero del juego de la oca, pura metáfora de la vida misma.
Ya te contaré.
Besos.

Miguel Cobo dijo...

Marisa, aún no he visto la película, pero el fotograma ofrecía un bello contrapunto al texto. Por otra parte, el soneto es la estrofa perfecta para expresar estas reflexiones. Y no digamos si "lo manda hacer Violante". ¿Conoces el de José Hierro, "Vida"? Añade un toque nihilista al tema muy desmitificador.
(http://www.poesi.as/jh49001.htm)

Besos "amistralados"

Alberto, ya ves los problemas que soportaba el pobre Drácula...La inmortalidad: ¡Eso no es vida!

¡María José!, ¡Qué alegría! Percibía tu mirada constante desde el nacimiento del "río", pero ahora tus palabras son un nuevo y magnífico afluente.
Y ahora, tiro porque me toca: ¿Habéis visto esto Merche y tú?
http://www.caminodelsimbolo.com/oca.htm

http://www.viajesconmitia.com/el-simbolismo-del-juego-de-la-oca/

http://www.editorial-na.com/articulos/articulo.asp?artic=210


Y hay más. El día 22 hablamos. Besos, amiga.

Rigoletto dijo...

Muy bueno, lo de que eso no es vida.

GLÒRIA dijo...

Yo había hecho la misma reflexión que hace Lope pero sin su sabiduría de poeta grande.
La vida es eso, sólo un intervalo entre dos ausencias.
Un beso, Miguel.