miércoles, 29 de diciembre de 2010

Dime otra vez que no



Regálame esta noche, su cobijo de invierno;
las cuevas del insomnio donde a veces desciendo
con la luz que respiras
buscando el suave tacto protector del silencio.
Déjame que traduzca la historia de tu cuerpo
al idioma geométrico que aprendieron mis dedos
desnudos de palabras
para no despertarte más de lo necesario.
Dime otra vez que no, sin saber lo que dices,
antes de que amanezca.

                        ***


Miguel Cobo

13 comentarios:

Rigoletto dijo...

Precioso. No hay nada que añadir, Miguel. Ya era hora de que volvieras con producción propia.

Miguel Cobo dijo...

Gracias, Alberto. No siempre los ríos de la inspiración (y del trabajo) bajan tan caudalosos como los ríos reales. Estiaje en invierno. Abrazos y feliz año.

Alfonso C. Cobo Espejo dijo...

"Déjame que traduzca la historia de tu cuerpo". Maravilloso. Un abrazo, papi.

Miguel Cobo dijo...

Los vasos comunicantes de la sangre producen estos comentarios maravillosos.

Anónimo dijo...

Me ha encantado!!.Feliz año.Marifé

Miguel Cobo dijo...

Feliz año a ti también, Marifé. Muchas gracias por todo. El año que se va no ha sido tan malo: La cosecha de amistad ha sido excelente. Te regalo una estrella.

María L. dijo...

Pues eso, Miguel, dime que NO vas a dejar de escribir poemas en el año que empieza, que me estoy acostumbrando a poner una nota de poesía en mis días.
Feliz navidad :)

Irene Bebop dijo...

Ahora que vuelve a llover, nada apetece más que encerrarse en casa y hablarse con los dedos. Pero mejor si dicen que sí y sin rodeos.

Comentarios como el tuyo me ponen de buen humor inevitablemente :)

Un beso!!

Miguel Cobo dijo...

María L., tendría que responderte como un agente 009 de la poesía (con licencia para soñar), "nunca digas nunca jamás"; pero si pasado el sarampión adolescente seguí escribiendo, esta enfermedad ya no tiene remedio: la inspiración es un reflejo respiratorio. Respiro, luego escribo. Y , si me lees, escribo para ti. Gracias, amiga y feliz año nuevo!

Miguel Cobo dijo...

Hay noes que devienen síes en el ámbito onírico de la noche, cuando todo es posible. Mucho tacto, Irene, para el año entrante. ¡Ah! Y una pequeña discrepancia (?) lúdica: Mejor si dicen no, dan un laaaaargoooooo rodeo y, al final, dicen sí.
Besos y esta broma con " música de padres":
http://www.youtube.com/watch?v=he20kg2s5p8&feature=related

XuanRata dijo...

Ya lo has dicho tú, Miguel, hay algún no que vale más que todos los síes. No es la palabra, sino el acento que la sostiene.

Muchos noes de estos para el 2011.
Un abrazo.

Irene Bebop dijo...

http://www.elpais.com/articulo/ultima/Des/Propositos/elpepiult/20101231elpepiult_1/Tes

Feliz año nuevo :)

Anónimo dijo...

Ciertos no, son la antesala de una afirmación.
¡Bravo!

Raúl.