miércoles, 1 de diciembre de 2010

El negro habla de los ríos




Conozco algunos ríos.
Conozco ríos tan antiguos como el mundo
y más viejos que las corrientes de sangre humana
en las venas de la Humanidad.
Mi alma se ha hecho profunda como los ríos.
Me bañé en el Eufrates cuando las Auroras eran jóvenes.
Construí mi choza cerca del Congo,
el cual arrulló mis sueños.
Contemplé el Nilo y construí sus pirámides.
Oí la canción del Mississippi cuando Abraham Lincoln
fue a Nueva Orleans,
y vi su corriente turbia volverse áurea en el crepúsculo.
Conozco algunos ríos.
Ríos antiguos y sombríos.
Mi alma se ha hecho tan profunda como ellos.



Langston Hughes

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Después de leerlo varias veces he llegado a ver la profundidad de su significado.
Realmente precioso, vivo.
GRACIAS

Rigoletto dijo...

Sí, sí que es magnífico. Estas vidas rio... tan de jazz, tan negras...

Marisa dijo...

Ríos repletos de eternidad fluyen por tus versos, en la profundidas de sus aguas también se oyen sus suspiros.
Me he empapado de belleza y ritmo.
Un abrazo.

Miguel Cobo dijo...

Anónimo, profundo su significado, como profunda y negra es la historia de esa raza: La red hidrográfica de sus penalidades.

Alberto, lo encontré en "Lira Negra" tras comentar ayer tu post.

Marisa, el título del blog ya nos anuncia la presencia de corrientes fluviales literarias de diversa procedencia y de cauces y cursos esenciales. Pero en ocasiones -como en ésta- los textos no son míos. Langston Hughes, escritor estadounidense, fue su autor.
La etiqueta "Otros ríos" que agrupa estos textos, nos muestra siempre autores de mi predilección, que nutren con su afluencia mi vital "riografía".

Gracias, amiga. Un abrazo