jueves, 6 de mayo de 2010

Hilo de seda*



Bebo el agua de la noche
en las fuentes de tu sueño.
Me deslizo en tu interior
como un ladrón de seda
a la hora en que la luna
huye de los murciélagos.
Bob Dylan canta a la lechuza
del verano su salmodia de estrellas.
Luego, escapo por la escalera de caracol
de tu misterio desvelado
en mitad de la noche:
Blowing in the wind
Blowing in the wind



*La noche que vimos a Bob Dylan
Córdoba, 12 de julio de 2004

3 comentarios:

maría fernanda ferre álvarez dijo...

Larga vida,esta tarde estuve escuchando a Dyland en mi sesión de retrospector.I´m sure the answer is blowing in the wind,así que a buscar;el que busca,encuentra.
Me gusta!!!!

Alberto Granados dijo...

Precioso. Muy depurado. Ya sabes que me gusta casi todo lo que escribes.
Un abrazo, vateador solitario.
Alberto

Isabel Romana dijo...

Genial esa ligazón que estableces entre Bob Dylan y la lechuza, símbolo de la sabíduría. Precioso poema, querido amigo, pleno de encuentros y huidas...