miércoles, 14 de abril de 2010

Despedida



El adiós se produjo:
Era un día del verano.
Detengamos la mano
y huyamos otra vez
de la emoción urgente.
El andén se abre paso
entre maletas huecas
de equipajes que vuelven.
No hay viajeros.
Es la estación vacía
la que nos marca el ánima
con este tatuaje
de corazón partío
y banco de Penélope.
Siento el hierro candente
de este doble raíl
que recorre tu vía*


***

Miguel Cobo Rosa


(*)Tu vía es “tu vida” (según Camarón)
Foto: "El viajero" de José Santos Mingot. Finalista "Caminos de Hierro 2010"

7 comentarios:

Rigoletto dijo...

Trenes y raíles, y río, y caminos... Muy presente siempre lo predeterminado. Lo veo una de tus claves. Tendrás que explicarlo algún día en tu Poética personal.
Alberto

maria fernanda ferre alvarez dijo...

De nuevo,los trenes:constantes en tu poética.Estoy de acuerdo con tu amigo Alberto,aunque no comprendo que nolo haya adivinado con lo bien que parece que te conoce.Será que no se dedica al espionaje!,craso error.Sinceramente,me descuadra lo de la maleta hueca;no es lo mismo que vacía.¿Se abre una línea de investigación?

Miguel Cobo dijo...

Efectivamente, Fe, no es lo mismo hueca que vacía (ya sabes tú de los entresijos del lenguaje poético y su constante reciclaje de significados). Y conste que ni siquiera me había parado a pensarlo; pero puestos a adelantar alguna interpretación, bien podría tratarse de alguna oquedad del espíritu del viajero, próxima a la conciencia, que denotara una pérdida, un remordimiento...Así pues, esas maletas podrían paradójicamente estar llenas, mas huecas (¿o no?).

El tema de los poemas ferroviarios es una edición limitada. En su día constituyeron un opúsculo con unidad de contenido, que se tituló Vía Crucis y que voy esparciendo por el blog de forma desordenada, hasta que se agoten. Los poemas que leéis aquí no han sido necesariamente escritos recientemente (aunque algunos sí). Hay alguno que procede de la , lejana, primera juventud , casi adolescencia. En ese sentido, considero que el blog es un formato en el que caben también los apuntes, los bocetos, etc.; es decir es un bloc ( así, acabado en c).

Saludos muy cariñosos a mis fieles.

Alfonso C. Cobo Espejo dijo...

Me encanta, papá

Alberto Granados dijo...

Miguel, yo incluyo los relatos en el blog y depusés "los termino", es decir, que les doy mil vueltas y retoques. A fin de cuentas, un blog es un bloc, como tú muy bien señalas.
Hace un par de años, le regalé mis escasos relatos a una amiga y llamé a la monoedición "Hojas de blog".
El blog tiene sus pequeñas convenciones, entre las que está la inmediatez.
Alberto

Isabel Romana dijo...

Precisamente he leido hoy que se convoca el premio anual del tren. Un bello poema, muy visual, que nos recuerda que no hay tren sin adiós. Saludos cordiales.

Miguel Cobo dijo...

Gracias, Isabel. Reservo algunos poemas (a fin de que conserven la condición de inéditos) para presentarlos a los Premios del Tren.