viernes, 1 de enero de 2010

Niebla


Hay páramos del tiempo que amanecen al alma
con una densa niebla de melancolía.
Esta inquietud meteorológica acecha a los relojes de las estaciones
por donde los viajeros yerran como fantasmas
que perdieron su tren.
¿Quién colgó el calendario con las fechas marcadas
en la pared de enero?
¿Qué equipaje de dudas arrastra nuestra sombra
sin saber su destino?
Mañana el sol de invierno calentará la vida
para seguir soñando.

5 comentarios:

Rigoletto dijo...

Siempre los trenes machadianos y existenciales... Y ese equipaje de dudas me hace dudar.
Sé feliz y haz felices a los que tre rodean en 2010 y sucesivos.
Rigoletto

Capitán Clostridium dijo...

Bonita foto de cabecera. Gran cambio.

Miguel Cobo dijo...

Dimos un paseo vespertino Alfonso (cámara en ristre ) y yo, el 31 por la tarde, aprovechando un remanso sin lluvia, tan abundante estos últimos días . Impresiona ver el Guadalquivir tan crecido -casi desbordado- a su paso por Córdoba. La foto está tomada desde el polémico Puente de Miraflores, poco antes de la puesta de sol. De inmediato me sugirió un cambio en la cabecera con el año nuevo: Riografía sigue su curso ( aunque no tan "crecida" como el río).

Anónimo dijo...

Maravillosas letras Sr. Cobo, verdaderamente me ha dejado usté con una gran satisfaccion antes de ir a dormir, precisas, concisas y hermosas!!
Gracias por deleitar mis pupilas, mi alma y mi soledad de esta noche!!
Mariale!!

Miguel Cobo dijo...

Gracias a ti, Mariale, por tus generosas palabras. El texto cobra así un especial sentido. La niebla deja paso al sol. Te espero de nuevo.

Saludos