jueves, 21 de enero de 2010

Carta de Albert Camus a su profesor


París, 19 de noviembre de 1957.

Querido señor Germain:

Esperé a que se apagara un poco el ruido que me ha rodeado todos estos días antes de hablarle de todo corazón. He recibido un honor demasiado grande, que no he buscado ni pedido. Pero cuando supe la noticia, pensé primero en mi madre y después en usted. Sin usted, sin la mano afectuosa que tendió al niño pobre que era yo, sin su enseñanza y su ejemplo, no hubiese sucedido nada de todo esto. No es que dé demasiada importancia a un honor de este tipo.

Pero ofrece por lo menos la oportunidad de decirle lo que usted ha sido y sigue siendo para mí, y de corroborarle que sus esfuerzos, su trabajo y el corazón generoso que usted puso en ello continuarán siempre vivos en uno de sus pequeños escolares, que, pese a los años, no ha dejado de ser su alumno agradecido.

Lo abrazo con todas mis fuerzas.

Albert Camus.



Esta carta se la escribió a su maestro de escuela cuando recibió el premio Nobel de Literatura.

4 comentarios:

Rigoletto dijo...

Esto ha pasado siempre (ja), todos los alumnos han sido siempre agradecidísimos (ja, ja) y sus padres mucho más (ja, ja, ja, ja, ja, ja.....).
Lo bueno es que siempre hay alguien que te agradece la labor. Esto salva del suicidio a muchos (exagerando un poco, claro está).
Un abrazo,

Rigoletto

Miguel Cobo dijo...

De ahí, Rigo, que los maestros nos ejercitemos en el arte de la ironía en los comentarios de los blogs (y en los mismos posts). Pero, en fin, siempre habrá algún recuerdo agradecido perdido en la memoria de alguien, como bien dices.

Joaquín Pérez Azaústre dijo...

Miguel, preciosa la carta. Digna de Camus. Ha sido muy hermoso por tu parte rescatarla y compartirla con nosotros.

Un muy fuerte abrazo!

Miguel Cobo dijo...

Así es, Joaquín, preciosa y muy emocionante, sobre todo para un maestro de escuela como yo (me parecía un poco pretencioso decir maestro "a secas", ja,ja,ja...).La leí en uno de los últimos números de la revista Litoral, una magnífica antología de la literatura epistolar: Cartas y Caligrafías, que seguramente conoces.

Un abrazo, amigo