domingo, 2 de diciembre de 2012

Con toda palabra





Con toda palabra
Con toda sonrisa
Con toda mirada
Con toda caricia

Me acerco al agua
Bebiendo tu beso
La luz de tu cara
La luz de tu cuerpo

Es ruego el quererte
Es canto de mudo
Mirada de ciego
Secreto desnudo

Me entrego a tus brazos
Con miedo y con calma
Y un ruego en la boca
Y un ruego en el alma

Con toda palabra
Con toda sonrisa
Con toda mirada
Con toda caricia

Me acerco al fuego
Que todo lo quema
La luz de tu cara
La luz de tu cuerpo

Es ruego el quererte
Es canto de mudo
Mirada de ciego
Secreto desnudo

Me entrego a tus brazos
Con miedo y con calma
Y un ruego en la boca
Y un ruego en el alma

Lhasa de Sela


                                              ***

6 comentarios:

Emilio Calvo de Mora Villar dijo...

Bravo. Bravo todo. Bravo de Sela, bravo Miguel. El domingo es un día de Handel y de Marca, dice un amigo mío. Hoy es un día poético. Todo la mañana, extrañamente, a fe de mis costumbres, leyendo poesía. Y ahora esto... Bien...

Marisa dijo...

El acercarse al fuego exige precisamente eso...TODO.

Sigo sosteniendo tu buen gusto musical, Miguel.

Un fuerte abrazo.

José Luis Martínez Clares dijo...

Te leo con ojos de ciego, palpando cada verso con los dedos, deslumbrado por su música, a punto de volver a apagar la luz esta mañana para regresar al trabajo, de nuevo. Abrazos

Romina dijo...

precioso!
no lo conocía
saludos desde el otro lado del puente

Juan Herrezuelo dijo...

Así nos acercamos al fuego de 2013, con los pies descalzos, con miedo, con mirada de ciego... Será cuestión de agarrarse fuerte a los lados de la barca, porque a las aguas furiosas del 2012 apenas le quedan unos metros para abismarse en el vacío de un nuevo y temible año. Mis mejores deseos.

Miguel Cobo dijo...

Queridísimos amigos y amigas: Ni la distancia ni el silencio son el olvido. Con alma de bolero os diré que "yo no concibo esa razón". Os sigo leyendo y admirando en vuestros blogs y agradezco siempre de todo corazón vuestros generosísimos comentarios. Mi mudez sobrevenida fue generada por la climatología adversa de un 2012 azaroso y cruel que terminó afectando a mi ánimo y a mi constancia.

Hoy quiero brindar con vosotros por la perdurabilidad de nuestra amistad en el futuro imperfecto y por un 2013 mejor.

¡Salud y suerte!