jueves, 12 de enero de 2012

El exilio de Eva


        Adán y Eva: Durero


Ni árbol
ni manzana
ni serpiente.
Prohibido no quererte.
Tentado estoy por ti,
mujer amada
siempre,
siempre.
En ti
mi paraíso.


Adán


10 comentarios:

Alberto Granados dijo...

Lo bueno, si breve, conciso, condensado, minimizado, depurado y decantado... miles de veces bueno. Me has devuelto a la inocencia del edén.
Buen día, maestro.

AG

A.Torrante dijo...

Entre nos Miguel, no le quedaba otra...Por lo menos parece que era linda, aunque si la teoría Evolucionista es cierta, sería bastante peluda y de brazos largos...

Marisa dijo...

Me gusta el cartelito que Adán ha colgado en la puerta del Paraíso: "Prohibido no querer".
Me voy de puntillas...

Un abrazo, Miguel.

Jan Puerta dijo...

Cuando la tentación es una necesidad, el pecado esconde su malicia.
Un abrazo

XuanRata dijo...

Me alegra comprobar que al fin Adán ha quedado redimido. Su buen psicólogo le habrá costado. Ante Eva solo hay una tentación peor que entregarse a ella y es no hacerlo.

Un abrazo, Miguel. Si un día susurro a alguien este poema y oculto su autoría espero que sepas disculparme.

mjm dijo...

Me quedo con
en tí
mi paraiso.
Al principio podrías hacer un círculo con las personas que forman tu paraiso, con el tiempo lo vas reduciendo hasta que llega un momento mágico en que se hace todo un punto.
Me gustó mucho tu poema.
No se puede decir + con -
Un beso, Miguel.

Juan Herrezuelo dijo...

Ni barro ni costilla: prohibido ser otra cosa de lo que se es tentándose la piel en el paraíso.

Rodolfo Serrano dijo...

Paraíso total.

Paco dijo...

Paraisos vacios...

saludos

Anónimo dijo...

Prohibido ser,pensar,sentir..prohibido prohibir. Abrazos, Miguel