lunes, 9 de agosto de 2010

Cry me a river (I)

video

Diana Krall 



                                           video

Dinah Washington

video

Michael Bublé

video

Ella Fitzgerald

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo soy más de Dinah, pero (¿será casualidad o todo un juego de empatías?) mientras tomaba café, haxe unos minutos, he estado oyendo la versión de Michael Bubble. ¿Hay que creer en la casualidad? ¿Existe el azar?
Abrazos, Miguwl, y dejemos las cosas tal cual.

Miguel Cobo dijo...

Empatía + casualidad + azar: ¡Buena fórmula! Sigamos jugando a las "riografías".

(¿Eres Alberto? Tengo ya más de un anónimo en nómina y las dualidades me confunden...Aunque a tenor de tus divertidas dislexias, sí, parece que eres tú).
Otro abrazo

Anónimo dijo...

Por supuesto que soy Alberto, pero estoy usando el ordenata de mi hijo y si siempre meto dislexias, ahora ya no veas. Además tengo que configurarle la cuenta dde Google y no meacuerdo de cuál era, así que voy de anónimo y ya vale. ¿Estás en Córdoba?
Alberto

Alberto Granados dijo...

Observo "cambios de última hora"

Alberto

Miguel Cobo dijo...

Lo que tú decías del río de Heraclito: "Mutatis mutandis", el río sigue su curso y te bañas en sus aguas que tú mismo removiste. ¿Qué dijiste de Bublé?
En cuanto a la pregunta del título mutante, esta es mi respuesta (que creo que es la tuya):

Mujer, negra y Dinah.

Un abrazo desde el calor de la noche (de la pura -con t, mejor- noche cordobesa).

María Jiménez Aguilar dijo...

Añado un nuevo nombre a esta terna: la señora Ella Fitzgerald, doña Ella. Un derroche de elegancia y sensibilidad. Creo que, a pesar del buen hacer de hombre y mujeres, todo se eclipsa ante el brillo, la luz de ella, bueno Ella tiene que escribirse con mayúsculas. Aquí va el enlace:
http://www.youtube.com/watch?v=2XggjVo3j-o&feature=related

Miguel Cobo dijo...

"Ella elle l'a", como bien expresa el título de aquella canción francesa de los 60, recientemente "versionada". Alberto: Lo que diga María va misa. La incorporo a la nómina en tu honor y buen gusto, María, y reducimos el título a su ser.

Un beso