martes, 16 de febrero de 2010

descartes (con minúscula)


Pienso, luego como (una vaca)
Pienso luego (un adolescente)
Pienso, luego espero (Penélope)
Pienso, luego sueño (un utópico)
Pienso, luego trabajo (un filósofo)
Pienso, luego me angustio (un parado)
Pienso, luego sufro (un neurótico)
Pienso, luego me suicido (un depresivo)
Pienso, luego me encarcelan (un rebelde)
Pienso, luego obedezco (un siervo)
Pienso, luego jaque (un ajedrecista)
Pienso, luego me descubro (un hipócrita)
Pienso, luego me adoro (un ególatra)
Pienso, luego me gusto (un narcisista)
Pienso, luego eyaculo (un precoz)
Pienso, luego me divierto (un matemático)
Pienso, luego imagino (un poeta)
Pienso, luego me rebelo (un ácrata)
Pienso, luego resisto (un competidor)
Pienso, luego asusto (un monstruo)
Pienso, luego mato (un psicópata)
Pienso, luego desisto (un perdedor)
Pienso, luego me desvelo (un insomne)
Pienso, luego desvarío (un loco)
Pienso, luego sobrevivo (un pragmático)
Pienso, luego creo (Dios)
Pienso, luego creo (su criatura)
Pienso, luego ensayo (un químico)
Pienso, luego actúo (un actor)
Pienso, luego callo (un mudo)
Pienso, luego insisto (un testarudo)
¿Pienso, luego existo? (Hamlet)
Pienso, luego amo (… )

***

Miguel Cobo Rosa.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo no descartaría que se trate de pienso... compuesto.
Un creativo post, lleno de filosofía del pensaminto.
Rigoletto

Natasha dijo...

Hermoso, cierto y agudo. Excelentes vueltas en torno a un lugar común.

Miguel Cobo dijo...

¡Oh!, mi joven amiga y gran poeta Natasha, tú por aquí: Muchas gracias. Creo que estos aforismos son un juego verbal, un divertimento. Modestamente creo que el sentido del humor es mi sexto sentido. Pronto pasaré a visitarte por Vademécum.

Miguel Cobo dijo...

Rigo, no sólo de pan vive el hombre: Pienso, simple o compuesto, pero mucho pienso (que luego, ya no existo/imos)