viernes, 22 de octubre de 2010

Canción (antigua) del amanecer


Despierta la ciudad tras el derroche
de amargos sueños y sudor de entrega
cansada del ardor en la refriega
que en su fragor le concedió la noche.

Seres heridos por la luz del día
descienden de la luna hasta la duda
del devenir o la verdad desnuda
desgranada en su triste melodía.

Lucha feroz del hombre por la vida
acontece tenaz en el asfalto:
infarto o frustración, sino suicida.

Caballo  a la carrera, salto a salto,
desbocado sin meta y sin salida,
por mor de ser y de llegar más alto.

Sucumbe el sol de nuevo y su derrota
exprime la esperanza gota a gota.



Fotografía: "Amanecer en Córdoba" -  Rafacor (Panoramio)

3 comentarios:

Miguel Cobo dijo...

Rescato este estrambótico "pseudosoneto" (como diría Alberto Granados) de hace muchos años y así lo salvo de ir a la papelera.

Isabel Romana dijo...

Pues me alegro por este rescate, muy merecido. Aunque sea de hace muchos años, sigue reflejando una situación muy actual y angustiosa.
Muchas gracias por tu advertencia, ya he corregido el error. Un abrazo muy fuerte.

Alberto Granados dijo...

Pues Alberto Granados pensaba decir que era un magnífico soneto estrambótico, pero ya no lo digo. Me limito a decir que escribes cada día mejor.