miércoles, 30 de junio de 2010

"Copliyas de madrugá"




Yo te esperé tanto tiempo

en la estación del olvido

que si te vi no me acuerdo


***


Tened compasión de mí

¡Ay luna del desamparo!

pena de este sinvivir


***


A veces lloro pa dentro

pa disimular que sufro

parece que estoy contento


***


Tu querer es como el mar

olas que van y que vienen

y lagrimitas con sal


***


A la luna le pregunto

cuando riela en el mar

si este dolor tan profundo

algún día se va a acabar


***


Cómo no quieres que sufra

niña con tu indiferencia

si ya no tengo ninguna

esperanza en tu querencia


***


Tu ventana se cerró

cuando más necesitaba

algún rayito de sol

***


La chiquita piconera (1930)
Museo Julio Romero de Torres
Córdoba

3 comentarios:

Rigoletto dijo...

No sabía yo de esta vena popular. También la bordas, don Miguel.
Son coplillas frescas, llenas de encanto.
Un abrazo

Miguel Cobo dijo...

Gracias, don Alberto (estos "dones" suenan un poco zarzueleros): Soy un antibiótico de amplio espectro. O soy un espectro de amplios antibióticos. Otro abrazo

Anónimo dijo...

Qué arte Miguel!!.Cómo echaba de menos estos sorbitos de antibióticos!!.Marifé