martes, 27 de abril de 2010

Lágrimas negras



A veces la noche regresa
de darse una vuelta por la humanidad
(que es lo mismo que decir por la eternidad)
y en lugar de traerme una canción
con el recuerdo de aquella chica de septiembre
(Dio come ti amo)
me acerca los sueños de un cayuco
en la inmensa soledad del océano
a la luz de la luna,
donde los gemidos traducen el eco de la nada
-el mar tranquilo e inmensamente bello-
y todo el clamor de la desesperación de los desheredados
me anuda en la garganta apenas cien palabras
que debieron ser lágrimas.
A veces la noche regresa de darse una vuelta.

viernes, 23 de abril de 2010

Objetos cotidianos



Objetos cotidianos
estratégicamente ubicados
conspiran contra la previsible soledad
tras la ventana
una tarde de abril meteorológica
(o simplemente lógica o acaso meteórica).

Objetos de nombre perdido u olvidado
cargados de canciones
vagamente esparcidos al oxígeno putrefacto.

El gallo portugués
callado para siempre en el estante junto al libro de Joyce
exiliado también
como el fado nocturno de lejano recuerdo
a orillas del Atlántico.

miércoles, 21 de abril de 2010

CAMPIÑA



Cuanto vibra en el aire,
estrellas, voces, música,
arcos iris de aves encumbradas,
se refleja en el agua del meandro del río,
en tu seno de luz que amanece.

El incendio que prende en los trigales
la antorcha del águila
ante las miradas giratorias de los heliotropos
te abre la senda de la campiña ígnea.

lunes, 19 de abril de 2010

Estatuas de sal


"Porque nada regresa de la noche.
No hay orillas
sólo un naciente olvido: el tiempo
es breve
voraz el ancho reino de la sombra."

José Ángel Valente







Regresé de la noche
con las manos vacías
y la memoria herida.
Cuando volví la espalda
las estatuas de sal
caminaron de nuevo
por amplios interiores
de inextricables dédalos.
Lot y su descendencia
desmoronados todos
cayeron como lluvia
sobre las hojas secas
de nuestra indiferencia.



Ilustración de La Biblia de Gustavo Doré

viernes, 16 de abril de 2010

Poemografía


actividad neuronal detectada fluido molecular
canales iónicos de naturaleza proteica en las membranas
flujo de pensamiento frágil en córtex
interferencias de onda corta secuencia recuerdo-olvido intermitente
silencio espacio en blanco material inorgánico intraducible
escritura escrutar signos
mielina
ligera efervescencia en la conciencia
signos grafías dudas desechos oníricos nocturnos
pesadillas que se muerden la cola
arrepentimiento
actividad bioeléctrica bloqueada
solo de Miles Davis de-sa-fi-na-do –des-ga-rra-do
sedimentos edípicos emergentes
eyaculación retráctil inorgásmica
amor impropio
efectos colaterales sedantes partículas de ibuprofeno en dendritas
espacio en blanco espacio en blanco espacio en blanco
cuatro páginas de silencio interlineado a doble espacio times new roman 12
tiempo ilegible
Mr . Hyde míster haid míster ego mister yo misterio
des-do-bla-miento
(cómputo silábico interruptus)
Gnosienne nº 3 piano tristeza material-memoria valentiano
índices lacrimales liofilizados
ansiedad
actividad glandular epidérmica sudoración intensa
partículas de urolosín 0’4mg indicios de asma
angustia
febrícula vespertina xeretide 250
astenia
poema imposible

***

Miguel Cobo Rosa

miércoles, 14 de abril de 2010

Despedida



El adiós se produjo:
Era un día del verano.
Detengamos la mano
y huyamos otra vez
de la emoción urgente.
El andén se abre paso
entre maletas huecas
de equipajes que vuelven.
No hay viajeros.
Es la estación vacía
la que nos marca el ánima
con este tatuaje
de corazón partío
y banco de Penélope.
Siento el hierro candente
de este doble raíl
que recorre tu vía*


***

Miguel Cobo Rosa


(*)Tu vía es “tu vida” (según Camarón)
Foto: "El viajero" de José Santos Mingot. Finalista "Caminos de Hierro 2010"

viernes, 9 de abril de 2010

DESVELO


Vorágine de algas,
ya lenguas submarinas,
humedecen las lunas de corales abiertos
en tus islas secretas.
Confusión de los sentidos
cuando cada estrella derrama su vaso de luz
sobre tus leves prendas interiores
satinadas con las yemas adolescentes de mis dedos,
que ya son labios, dientes, saliva
sublevada ante tu savia de planta carnívora y felina.
El velo de Venus tamiza tu suave risa
o brisa que dibuja tus senos al trasluz.
Bebo del jugo que destilan tus frutos nocturnos
ya cosechados por mi memoria:
Conciencia de tu saber y de tu sabor.
Sorbo tu néctar como un insecto
en la decadencia de su metamorfosis,
breve vibrar de élitros.
Dulce música de las células congregadas
en su danza sensual e infinita.
Sólo la luna nos desnuda de nombres
y anónimos huimos con un vértigo blanco
antes de que la lechuza del olivar
vuele hasta la torre desde donde nos divisa
la diosa del nuevo verano que se anuncia.
Nos cubre la marea del sueño
hasta el embozo de la sábana:
Te respiro y te nombro

miércoles, 7 de abril de 2010

Riograffiti

El río
es una intuición.
El milagro que espera el caminante:
Andar sobre sus aguas
sin tiempo ni retorno.

domingo, 4 de abril de 2010