martes, 22 de diciembre de 2009

Estados de un poema en apuros



Este poema pende de un hilo,
sus versos son un precipicio.
Si no lo agarras, puede caerse.

Este poema se está congelando,
sus versos están fríos.
Si no lo abrigas, será hielo.

Este poema se derrite,
sus versos se consumen como una vela.
Si no soplas, puede diluirse.

Este poema quiere volar,
sus versos sueñan con ser pájaros.
Si no abres tu jaula, nunca despegará.

Este poema quiere aprender a besarte,
sus versos son lenguas que te buscan.
Si no le prestas tu boca, morirá.

Este poema ya ha comenzado a arder,
sus versos queman,
¡Sálvalo!


Alfonso C. Cobo Espejo (mi hijo)

http://elprimeratundeulises.blogspot.com/

viernes, 18 de diciembre de 2009

Final de año



Ni el pormenor simbólico
de reemplazar un nueve por un diez
ni esa metáfora baldía
que convoca un lapso que muere y otro que surge
ni el cumplimiento de un proceso astronómico
aturden y socavan
la altiplanicie de esta noche
y nos obligan a esperar
las doce irreparables campanadas.
La causa verdadera
es la sospecha general y borrosa
del enigma del Tiempo;
es el asombro ante el milagro
de que a despecho de infinitos azares
de que a despecho de que somos
las gotas del río de Heráclito,
perdure algo en nosotros:
inmóvil.


Jorge Luis Borges

Imagen: "El enigma de las horas" De Chirico

miércoles, 16 de diciembre de 2009

El último suspiro de Sitting Bull



Antes de expirar
un postrer pensamiento
atravesó su frente:
Si no podía vivir como un xious,
moriría como un xious.
Sacó una flecha del carcaj,
la tensó en el arco
y la disparó contra uno de sus perseguidores.
Entonces lo empujaron al suelo
y lo sujetaron, inclinado.
Abrió la boca
y lanzó su grito de guerra,
un grito desesperado por vivir.
Se desplomó al instante
y antes del crepúsculo
sintió la tierra en su nariz,
un goteo de sangre en la cara
y un último sabor salado.

domingo, 13 de diciembre de 2009

DESAGRAVIO



Las plegarias
de este gélido invierno
no interceden por mí,
indigno de estos versos,
y minuciosamente los deshago, dios
de la poesía sagrada, padre omnipotente.

Ya han celebrado la nueva liturgia
en sus aras de piedra.
El sacrificio ofrece el sumo sacerdote.
Al levantar la copa consagra
la verdad,
la única verdad de la belleza,
si bien su faz histriónica
esboza un gesto de soberbia.
Bebe su turbio vino, se traga
las palabras. Un hombre
se arrodilla e inclina la cabeza.
Nadie sabe si gime o se arrepiente
mientras el cirio arde y se consume.

Tras la puerta del templo
la muchedumbre bulle
ajena al paradigma
del nuevo dogma revelado:
Ambulancias, sirenas, signos conceptuales,
iconos metamórficos de luces impacientes;
senos, pasos, semáforos,
navajas, sueños, músicas…
Polifonía del caos para ordenar la nada.

jueves, 10 de diciembre de 2009

Los ángeles colegiales


Ninguno comprendíamos el secreto nocturno de las pizarras
ni por qué la esfera armilar se exaltaba tan sola cuando la mirábamos.
Sólo sabíamos que una circunferencia puede no ser redonda
y que un eclipse de luna equivoca a las flores
y adelanta el reloj de los pájaros.

Ninguno comprendíamos nada:
ni por qué nuestros dedos eran de tinta china
y la tarde cerraba compases para al alba abrir libros.
Sólo sabíamos que una recta, si quiere, puede ser curva o quebrada
y que las estrellas errantes son niños que ignoran la aritmética.




Rafael Alberti

jueves, 3 de diciembre de 2009

Ninfa del agua



Desprovista la luz
del aire circundante
-pura luminiscencia-
emerge extática
e inunda
el Universo entero.
Se expande por el tiempo
eternizada
y torna al ojo del cíclope
suave
sensual
sinuosa
sugerente…






El nacimiento de Venus, 1862. Amaury-Duval.

Museo Thyssen-Bornemisza

Según Hesíodo, Afrodita (Venus en la versión latina) surgió ya adulta del semen de Urano caído al mar. Esa Venus recién nacida, todavía inocente pero armada con todos sus recursos de seducción, aparece aquí en la obra de Amaury- Duval.

martes, 1 de diciembre de 2009

Comfortably Numb

video

Mis sobrinas Carmen y María, versionando a Pink Floyd.

Atmósfera cálida e intimista, con la fuerza del directo,

para afrontar un frío día de diciembre.

Creo en ellas.